Novedades

Entérate de lo último en Actualidad, Noticias y Tendencias.

La naturaleza es inagotablemente sostenible si cuidamos de ella. Es nuestra responsabilidad universal pasar una tierra sana a las futuras generaciones. Sylvia Dolson.

Espacio Food & Service 2019

Espacio Riesco - Avenida El Salto, Huechuraba, Chile, Martes 10 al Jueves 12 de Septiembre 2019, 11:00 - 20:00 hrs.


10/09/2019

FERIA PROFESIONAL DE PRODUCTOS Y SERVICIOS PARA LA INDUSTRIA ALIMENTARIA


Aceite de Coco para el Cabello

Aplicación, usos e información


12/03/2018

El Aceite de Coco se ha convertido en un producto natural muy apreciado y utilizado de diferentes maneras, por sus cualidades y porque para el cabello y la piel es inofensivo. En esta ocasión nos focalizaremos en los beneficios para el cabello.

Cada día es más recurrente encontrar en emporios, farmacias o supermercados este producto. Aunque su uso no implica nocividad para el cabello y la piel, recomendaríamos la utilización de la versión orgánica para un resultado óptimo durante los lavados. Recordemos que a bajas temperaturas el Aceite de Coco se solidifica, a temperatura ambiente es similar a un óleo, condición ideal para el uso capilar y en altas temperaturas es líquido, siendo así preferido para la cocina.

Aplicación

En estado cremoso u óleo, aplicar suavemente con las palmas realizando movimientos ondulatorios y cubriendo todo el cabello. De disponer de Aceite de Coco en estado sólido, dejarlo en una estantería fresca durante el día previo a su aplicación. Para cabello corto utilizar 1 a 2 cucharadas y para cabellos largos de 3 a 4. De presentarse exceso del producto durante el lavado, puede ser utilizado para hidratar la piel.

Uso

Rico en ácido láurico y antioxidantes es ideal para rehidratar, revitalizar y limpiar cabellos grasos. En este sentido recomendamos un uso leve para cabellos muy finos, siendo ideal para reafirmar y estilizar cabellos dañados, ondulados o rizados.

Adicionalmente señalamos que su aplicación puede ser realizada con el cabello húmedo después del baño, privilegiando las puntas o en la totalidad del cabello, con mascarilla de baño, dejando reposar por unos minutos para luego durante su lavado corriente ser removido.

Por otro lado, las propiedades antifúngicas del Aceite de Coco, son ideales para suprimir la caspa del cuero cabelludo de manera natural. Para acabar con la caspa, utilizar aceite de coco a temperatura ambiente, con mascarilla de baño para su cabello, dejando aplicar entre 15 a 20 minutos para ser lavado durante su baño habitual.


BioFach 2018

Feria líder mundial de alimentos orgánicos


30/11/2017

"Orgánico es más que una etiqueta o certificación: orgánicos significa calidad y convicción, por el uso responsable de los recursos de la naturaleza. BIOFACH en el Exhibition Centre Nuremberg es el lugar donde las personas comparten su interés apasionado en la comida orgánica, se conocen e intercambian puntos de vista, y esto desde 1990."

El comercio orgánico se reúne en la exposición más grande de orgánica en Nuremberg, Alemania, del 14 al 17 de febrero de 2018.



EcoChoice Presenta:

EcoChoice Chile: Video Promocional


19/10/2017

Presentando nuestro primer video donde podrás conocer más sobre nosotros, las marcas que apoyamos y cómo contactarnos.


Copra Alimentos Presenta:

EMPRESARIOS EXITOSOS: Completo reportaje sobre la Empresa y sus Productos.


03/10/2017

Presentando una de nuestras marcas, Copra Alimentos en completo reportaje.

Verás desde el ciclo de fabricación de los productos hasta los usos del aceite de coco. Un interesante recorrido desde las primeras etapas de producción de estos alimentos elaborados a partir del coco en Brasil hasta su puesta en los puntos de venta.

Te invitamos a disfrutar de este material y seguirnos en nuestras redes sociales y sitio web.


Aceites de Coco

Tabla comparativa entre diferentes Aceites de Coco marca Copra Alimentos


31/07/2017


Noticias Native - Azúcar 25KG

¡EL EMPAQUE PARA LOS SACOS DE AZÚCAR ORGÁNICA NATIVE DE 25KG HA CAMBIADO!


13/07/2017

Ahora el empaque para los sacos de Azúcar Orgánica Native de 25KG posee un formato tipo almohada, con un delineado hexagonal en el fondo. En vez de 3 capas de 80g /m², con una capa interior laminada de polietileno, los nuevos sacos incorporan un diseño de 3 capas de 90g /m² sumados a un delineado plástico de polietileno de baja densidad.


PRINCIPALES VENTAJAS

  1. Producción automatizada, evitando riesgos por fallas humanas.
  2. Empaque 100% reciclable.
  3. Con el nuevo diseño para el fondo de cada saco, ya no es posible que estos sean jalados hasta el final, reduciendo el riesgo de que se rompan en su base.
  4. Mejoramiento en las costuras de cada saco, desde que su parte superior es plana.
  5. Mejoramiento en la solidez estructural del empaquetado.
AZÚCAR ORGÁNICA NATIVE

  • Amigable con la Biodiversidad
  • Producción Orgánica Sustentable
  • Consiente con el uso de los Recursos Hídricos
  • Socialmente Responsable
  • Carbono Neutral
  • Apta para Veganos

LA VERDAD CIENTÍFICA SOBRE UN SUPERALIMENTO FUNCIONAL DENOMINADO ACEITE DE COCO

LAIR GERALDO THEODORO RIBEIRO

Cardiólogo y Experto en Nutrición. Coordinador del Curso Posgrado lato sensu de Uningá. Centro Universitario Ingá. Master en Cardiología por la PUC-RJ. Fellow of the American College of Cardiology (FACC).

20/04/2017

ABSTRACTO

Datos disponibles en numerosos libros y estudios científicos reconocidos a nivel mundial, algunos de ellos presentados y discutidos en este artículo, incluyen al aceite de coco en la categoría de alimentos superfuncionales. A pesar de sus beneficios, se trata de un alimento infrautilizado debido a la falta de conocimiento del consumidor, incluyendo, en este caso, los profesionales médicos, que en su mayor parte, no reciben formación especializada en el área nutricional. También es en este contexto es que las Asociaciones Médicas de Brasil en lugar de tener un profundo conocimiento sobre el tema en cuestión, publican información sin fundamento, capaz de dejar a la población en general confundida e insegura sobre el uso de este alimento. Por lo tanto, el objetivo principal de este artículo es destacar de forma didáctica y con la máxima profundidad, los beneficios reales de Cocos nucifera, basada en la evidencia científica para probar este hecho.

INTRODUCCIÓN

Actualmente hay miles de trabajos científicos y más de mil libros, disponibles en el sitio web de Amazon, que revelan las propiedades del aceite de coco. Entre esta extensa bibliografía, destacan algunos títulostales como:

  • The coconut oil miracle and Coconut cures. Cuyo autor es Dr. Bruce Fife, uno de los escritores más prolíferos sobre los beneficios del aceite de coco.
  • Coco "O milagre de uma gordura" escrito por Dr. Sérgio Puppin.
  • The ultimate coconut book, publicado por Shelly and Jeff MacDonald Penca.
  • Coconut oil, siendo sus autores Brian and Marianita Jader Shilravy, libro que revela en sus páginas más de 100 testimonios sobre los poderes curativos del aceite de coco.
  • Fatty acids in foods and their health implications, con un total de 1.181 páginas, analiza las propiedades de los ácidos grasos, los de coco incluidos y aborda sus beneficios para la salud, descritos por el Dr. Ching Kuang Chow.

La importancia de este alimento también es probada a través de una simple búsqueda en internet, usando como motor de búsqueda las palabras "aceite de coco", que registra más de 25 millones de citas enGoogle, más de 125.000 citas en Google Scholar (Google Académico), más de 9.000 artículos publicados en Mercola.com (web médica más grande del mundo) y en la plataforma académica de PubMed 1.659 artículos científicos se encuentran disponibles.

Además, es posible encontrar más de 1.300 libros dedicados a la dieta cetogénica, apoyada por el uso de triglicéridos de cadena media (TsCM), que son en su mayoría derivados de coco y altamente beneficiosos para el organismo, ya que, se convierten en energía y no causan aumento de peso. Cabe explicar que los ácidos grasos puede ser de cadena corta, media o cadena larga. Las principales de cadenas cortas (hasta 6 átomos de carbono) son Acético (etanoico); Vinagre, Propiónico (propanoico), Butírico (butanoico), Valérico (valeriánico), Caproico (hexanoico). Los de cadena media (8 a 12 carbonos) corresponden a Caprílico (n = 8), Cáprico (n = 10), Laúrico (n = 12). Los principales de cadena larga (14 o más átomos de carbono) se clasifican como el Mirístico (n = 14), Palmítico (n = 16), Esteárico (n = 18), Araquídico (n = 20), Beénico (n = 22) y Lignocérico (n = 24). La principal diferencia es que, después de ser asimilados por el intestino, los ácidos grasos de cadena larga se dirigen principalmente al corazón y luego al hígado, donde se acoplan a las lipoproteínas de tipo LDL (lipoproteína de baja densidad), que llevan los ácidos grasos hacia los tejidos. Después son transportados de vuelta hacia el hígado por HDL (lipoproteína de alta densidad) y excretados en la bilis. Mientras tanto, los ácidos grasos de cadena media, como el aceite de coco, son transportados a través de la vena porta directamente del intestino al hígado, donde son convertidos en energía. No se depositan en los adipocitos y por tanto son incapaces de promover el aumento de peso. Por el contrario, son termogénicos, así los TsCM contribuyen al aumento del metabolismo basal, dispensar la presencia de ácido clorhídrico y la bilis durante la digestión y absorción. Por lo tanto, el aceite de coco ayuda en la absorción de otros nutrientes, como vitaminas y minerales, no se almacena en los adipocitos en forma de triglicéridos, es menos calórico que otros aceites y no requiere de insulina durante su metabolismo.

2. MATERIAL Y MÉTODOS

Para desarrollar esta revisión integrativa, se siguieron los siguientes pasos:

  • Identificar la Cuestión Orientadora, seguida por la búsqueda de los descriptores o palabras clave.
  • Determinar los criterios de inclusión o exclusión de la búsqueda en bases de datos en línea.
  • Categorizar los estudios, resumir y organizar la información relevante.
  • Evaluar los estudios por el análisis crítico de los datos extraídos.
  • Discutir e interpretar los resultados examinados, contextualizar los conocimientos teóricos y evaluar su aplicabilidad.

En este estudio, la Cuestión Orientadora de la revisión integrativa fue revisar la literatura especializada con el objetivo de evidenciar la clasificación del aceite de coco como súperalimento / súperalimento funcional. Para ello, fueron consultadas las bases de datos LILACS (Literatura de América Latina y el Caribe en Ciencias de la Salud), SciELO (Biblioteca Científica Electrónica en línea), PubMed (Centro Nacional de Información Biotecnológica), NCBI (Biblioteca Nacional de Medicina) y Amazon, independientemente de su idioma de origen.

3. REVISIÓN DE LITERATURA

Rico en ácido láurico, que constituye el 47% de su contenido de ácidos grasos, el aceite de coco tiene numerosas acciones terapéuticas comprobadas. En contacto con el pH ácido del estómago (equivalente a 2.0), se convierte en monolaurina, un poderoso antiviral, antibacteriano y antifúngico, que no genera resistencia o efectos secundarios. La monolaurina también actúa contra la acción de parásitos. En una rápida búsqueda en la plataforma de Google Scholar, la palabra "monolaurina" (entre comillas) registra 2.370 resultados.

Combinado con estos atributos, el aceite de coco es conocido por ser un antiinflamatorio potente, capaz de reducir LDL y aumentar HDL sin alterar los niveles de colesterol en la mayoría de los estudios donde se evaluó el perfil lipídico. Tiene un efecto antitrombótico e inhibe la peroxidación lipídica, actuando como un antioxidante, debido a su alta concentración de vitamina E y ácido gálico. Estos y otros beneficios están probados en artículos y literatura científica médica, que destacan su acción en la prevención y el tratamiento eficaz de varias enfermedades, tales como: la enfermedad de Alzheimer, VIH / SIDA, enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabesidad (diabetes + obesidad) e infecciones.

Los cuerpos cetónicos, incluyendo acetona, acetoacetato y betahidroxibutirato, generados a partir de losl TsCM del aceite de coco, contribuyen de manera significativa el metabolismo energético del cerebro. En su libro, la Dra. Mary T. Newport (2013)1, después de tratar a su marido con aceite de coco y TsCM, relata cómo la dieta cetogénica asiste en la remisión y curación de la enfermedad de Alzheimer, dando lugar a una regresión significativa en la sintomatología tanto motor como cognitiva. Los ácidos TsCM, por cierto, corresponden al 64% de la composición del aceite de coco, convirtiendo este alimento en ideal para recién nacidos, cuando se utiliza en formulaciones infantiles y para ancianos sometidos a nutrición parenteral. Pacientes en estado de coma que pasan por largos periodos de incapacidad y distantes de la dieta convencional puede recibir TsCM de aceite de coco directamente en la vena (alimentación parenteral), con el fin de facilitar la recuperación.

En el proceso de pérdida de peso, ampliamente investigado por Geliebter (1983)2, la más grande contribución de los TsCM se refiere a su total calórico (6.8 - 8.6 calorías para los triglicéridos de cadena media (TsCM) versus 9.0 para los triglicéridos de cadena larga (LCTs)), estímulo para el metabolismo basal (LCTs por encima del 4%) y superior al 14% de TsCM3. También son más rápidamente absorbidos y transformados en energía, no se almacenan en forma de grasa y estimulan discretamente la función tiroidea, además de producir la sensación de saciedad.

Resultados de un estudio realizado por Asunción et al. (2009)4 revelan que las mujeres con obesidad abdominal y el IMC superior 35 kg/m 2, tratadas con 30 mL de aceite de coco durante 12 semanas, registraron una reducción de la circunferencia de la cintura y el índice de masa corporal. Por tratarse de un modulador de peso, personas que reciben una dieta con aceite de coco, si son obesos, tienden a perder peso y, si son muy delgados, tienden a ganar peso.

Además de sus inherentes beneficios, el aceite de coco, cuando se utiliza en la cocina, no genera grasas trans y sustituye los aceites omega-6 poliinsaturados, que son pro-inflamatorios. Debido al aumento de la relación entre HDL / colesterol total y la no generación de grasas trans, también es ideal para cocinar, hornear y freír alimentos5. La contribución de los TsCM y del aceite de coco en el tratamiento de la diabetes (diabetes + obesidad) es mencionada en varios estudios científicos, como los realizados por Geliebter (1980)6; Baba (1982)7, Hill et al. (1989)8 Scalfi (1991)9 , Garfinkel et al. (1992)10 , Parekh et al. (1998)11 , Lindeberg et al. (1999)12 , St-Onge et al. (2002)13 , Han et al. (2007)14 ,Cardoso et al. (2015)15 .

Mientras que los beneficios de las grasas de cadena media en el tratamiento de la diabetes tipo 1 han sido investigados y demostradas por Page (2009)16, se destaca que el aceite de coco a través del ácido láurico, que se convierte en monolaurina, actúa contra bacterias y otros microorganismos, tales como: Candida albicans, citomegalovirus, clamidia, grupos A, F y G deestreptococos y Neisseria ghonorreae, Staphylococcus aureus, Streptococcus agalactiae , virus del VIH, sinque afectan a la microbiota intestinal17.

Los ácidos grasos terminan en un grupo carboxílico. Cuando se unen al glicerol, en tres posiciones, se forman triglicéridos. Si son dos, el resultado será un diglicérido y sólo será un monoglicérido o puede presentar como ácido graso libre, cuando se encuentra separado de la molécula de glicerol. Las grasas son ingeridas en forma de triglicéridos, transformado por el tracto digestivo en monoglicéridos o ácido graso libre antes de ser absorbido.

En sus 8.000 años de existencia, ampliamente practicada hoy en día, la Medicina Ayurveda considera que el aceite de coco es un ingrediente esencial en numerosos preparados medicinales. Incluso frente a esta realidad, es posible encontrar a profesionales de la nutrición que clasifican estos alimentos nocivos para la salud humana, sin mostrar ningún dato científico que demuestre tal afirmación, así como presentado en programas de televisión.

Recordando la frase de Abraham Lincoln: "podemos engañar a pocos durante mucho tiempo. Podemos engañar a muchos, por un corto tiempo, pero no podemos engañar a muchos durante mucho tiempo".

Aceite de coco versus otros aceites vegetales

Así, la comparación de los lípidos y grasas siempre requiere la evaluación de un aspecto importante del siguiente aspecto bioquímico y fisiológico del organismo:

  • Un triglicéride (grasa) o triaciglicerido (TAG) es equivalente a un glicerol más tres ácidos grasos. Aproximadamente el 95% de las grasas ingeridas en la dieta vienen en forma de triglicéridos (TG), que constituyen la principal reserva energética del organismo.

Sobre la base de estos hechos es absurdo decir que el aceite de coco (grasa) es perjudicial para la salud. El organismo ofrece ninguna resistencia a su metabolismo, lo que no ocurre con los otros aceites producidos a partir de canola (aceite de colza), soja, girasol, maíz, maní, etc. Para evitar que queden rancios, después de 10 días de producción, estos aceites son hidrogenados parcialmente, lo que los hace durar más tiempo en los estantes de los supermercados. Si por un lado esto beneficia la cadena de producción, por otra parte compromete la salud de la población, que realmente consumen grasas trans, un verdadero anti nutriente.

Es interesante notar que entre las poblaciones donde predomina el uso de aceite de coco son prácticamente no hay diabetes, hipertensión ni colesterol elevado, según los datos de varios estudios realizados en todo el mundo. En cambio, el aceite de canola, erróneamente considerado como un aliado de la salud, se deriva de la creación de una nueva molécula, que debe ser probada, según lo sugerido por el Dr. David Klurfeld. Varios estudios que señalan este hecho, revelan que el aceite de canola:

  • Es uno de los aceites más perjudiciales para la salud humana, siendo la Colza, su fuente de origen, una planta considerada venenosa para los animales, por el 55% de ácido erúcico en su composición original;
  • La colza es una planta usada en la producción de lubricante, que tiene el ácido erúcico como componente, una de los causantes de la miocardiopatía. Ante la inexistencia de una planta llamada canola, se confirma la inexistencia del aceite de canola.
  • Tiene su nombre derivado de las iniciales CANOLA (Canadian Oil Low Acid). Genéticamente modificadospor el gobierno canadiense, la colza, en lugar de presentar 55% de ácido erúcico, produce entre 1% y 5% de ese ácido, en este caso, recibe el nombre de CANOLA. Cuando se encuentra hidrogenada parcialmente, el ácido erúcico, presente en la colza, se transforma en ácido brassídico, que es aún más perjudicial para el organismo porque es grasa trans. Colza es la traducción de la palabra rapeseed en inglés, que también pueden significar "la semilla que violó".

Es importante mencionar que la formación de aldehído tóxico, en millimoles por litro, después de un calentamiento a 180 ° C por un período de 30 minutos corresponde a 1(un) en el proceso de fritura con aceite de coco, a 1,5 con mantequilla, casi 3.0 con aceite de oliva extra virgen, casi 5.0 con aceite de maíz y más de 5.0 con aceite de girasol. Por lo tanto, entre los aceites disponibles, aceite de coco puede ser considerado ideal para cocinar, asar y freír.

El colesterol no es grasa

Se conocen tres tipos de lípidos: Esteroles: como el ergosterol, fitosterol, Lipoides y Colesterol: como fosfolípidos a ejemplo de la fosfatidilcolina (lecitina) y Grasas. Toda grasa es un lípido, pero no cada lípido es grasa. El colesterol es un lípido, pero contrariamente a lo que muchos creen, no es grasa, sino un esterol.

Hay, pues, es un error grave relacionado con la teoría de la tradicional dieta cardíaca. Hasta la fecha se cree que el aumento en la ingesta de grasa saturada, constituida erróneamente colesterol, provoca la elevación del colesterol en la sangre y, en consecuencia, enfermedades del corazón. Sin embargo, es sólo una hipótesis, que nunca ha sido confirmada por ningún estudio científico. Dos estudios recientes, apoyados en meta análisis y evaluación conjunta de más de 800.000 pacientes, concluyeron que el consumo de grasas saturadas no aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular18, 19.

Con las conductas en 2010 y 2014, estas investigaciones analizaron a un total de 878.272 pacientes, dando lugar a la misma conclusión:

Grasa saturada no aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Origen de la confusión

Portada de la revista Time, en 13 de enero de 1963, el fisiólogo Ancel Keys, tras evaluar los datos epidemiológicos de la población de 22 países, eligió a 7, con el fin de establecer una correlación entre el aumento de calorías y el consumo de grasas a las muertes causadas por enfermedades del corazón, que buscan de manera pionera la base de esta teoría.

Sin establecer una relación de causa y efecto, sino sólo promoviendo una correlación, Keys simplemente ignoró datos claves de 15 países encuestados, ya que, no se ajustaban a su hipótesis.

También ignoró el hecho de que naciones como Finlandia y México, que consumían cantidades equivalente de calorías en su dieta, tuvieron muy diferentes tipos de enfermedad coronaria en sus poblaciones (24 veces más altos en Finlandia que en México).

Como se presentó posteriormente, Jacob Yerushalmy, de la Universidad de California-Berkley, en Estados Unidos. En su trabajo, Yerushalmy incluyó datos de 22 países, revelando que si todos eran considerados, los resultados serían lo contrario de lo reportado por Keys. Esto hace que la teoría de que las grasas saturadas aumentan el colesterol sea totalmente contestada, considerando que:

  • Colesterol constituye el 50% de las membranas celulares.
  • Reduce los niveles de Lp-a (lipoproteínas), considerado un factor de riesgo para las enfermedades ateroscleróticas.
  • El corazón no depende de la glucosa, pero fundamentalmente (aproximadamente 60% a 70%), de ácidos grasos saturados.
  • 75% de la placa aterosclerótica consiste en grasas poliinsaturadas de origen vegetal y no de grasa saturada.
  • 55,3% de los alimentados con grasa de leche materna, la mejor comida según la Organización Mundial de la salud (OMS), está saturada.
  • Estudios recientes, incluidos los realizados con 878.272 personas, muestran que la ingesta de grasas saturadas no aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular18, 19.

Habitantes del norte de la India consumen 17 veces más grasas saturadas que en el sur y tienen siete veces menos enfermedades del corazón20. Según una investigación realizada en la década de 1960 por George Mann de la Universidad de Vanderbilt, miembros de la tribu Masai en Kenia se alimentan predominantemente con carne roja y leche en una dieta compuesta por cerca de 60% grasa, siendo al menos la mitad de esa grasa saturada.

Esta dieta también se complementaba con sangre bovina, extraída diariamente de los animales. Curiosamente, los Masais eran muy delgados, tenían niveles más bajos de colesterol y estaban prácticamente libres de enfermedades del corazón. Investigadores británicos también controlaron un grupo de hombres Masai de etnia notando que después del cambio de estos nativos hacia Nairobi, la capital de Kenia, ocasionando un aumento en el consumo de alimentos procesados y grandes cantidades de hidratos de carbono, se provocó un aumento en los niveles de colesterol y un aumento sustancial en la prevalencia de enfermedad cardiovascular.

Esto sólo demuestra que la ingesta de grasas saturadas en exceso o de forma insuficiente no aumentar o disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular, como hizo hincapié en la conclusión de los dos estudios mencionados. Después de realizar una encuesta de 1.700 pacientes con aneurisma de la aorta, el Dr. Michael DeBakey también no encontró correlación entre los niveles de colesterol de sangre y la incidencia de ateroesclerosis21. Otro estudio, esta vez promovido con una comunidad alejada de Georgia (ex URSS), encontró que aquellos que comieron los alimentos más grasos tenían vidas más largas22.

Según Alfin Slater et al. (1980)23, el colesterol de la dieta tiene un papel importante en el mantenimiento de la salud de la pared intestinal. Hoy en día, se conoce que la disbiosis provoca muchos problemas al organismo, siendo el intestino responsable del origen de enfermedades autoinmunes, que pueden prevenirse con la ingestión de grasas saturadas.

En uno de los más importantes estudios epidemiológicos para Cardiología global en el pequeño pueblo de Framingham, Massachusetts, a principios de 1948, con 40 años de seguimiento de la población de estudio, el Dr. Castelli, profesor de Harvard Medical School y Coordinador del estudio, destacó en la conclusión del artículo sobre el tema que:

"En Framingham, cuanto más grasa saturada, más colesterol y más calorías una persona ingiere, más bajo es el nivel de colesterol en sangre de la persona". (Castelli et al.,1992)24.

Hechos históricos apoyan esta conclusión, como puede verse en la comparación de la dieta en los Estados Unidos entre 1910 y 1970, presentada en un artículo publicada por Enig (1998)25. Mientras que en 1910, los infartos de miocardio no existía en ese país, principalmente basados en una dieta de grasa animal (83%) y el consumo anual de ocho kilos de mantequilla, en 1970 el infarto de miocardio se convirtió en la principal causa de muerte, aunque el uso de grasa animal se había reducido al consumo de 62% y la mantequilla a 1,8 kg.

Error histórico

Con base a ese hecho, es posible concluir que la población en general erróneamente fue conducida a cambiar grasas saturadas por grasas insaturadas de los aceites vegetales. Es interesante notar que en el período mencionado en el estudio por Dr. Mary Enig, considerado la mayor autoridad mundial en la grasa, uno de los principales defensores del aceite de coco, el consumo de aceites vegetales poliinsaturados aumentado en 400%. Recordando que cuando se calienta, los aceites vegetales se convierten en grasas oxidadas, tóxicas para el organismo, a diferencia de las grasas saturadas.

En el año 1911, aceites insaturados fueron introducidos en la dieta de los estadounidenses. Después de completar su programa de postgrado en Europa en 1918, el Dr. Paul Dudley White trajo el primer electrocardiógrafo de los países bajos a los Estados Unidos, detectando, incluso en medio de las dudas de numerosos colegas, la ocurrencia de infarto del miocardio después de siete años de estudios y evaluaciones. En 1930, 3 mil personas murieron a consecuencia de un infarto, cifra que subió a 300.000 en la década de 1960.

Asustado por la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, la población americana exigió medidas, lo que se tradujo en una masiva campaña contra el consumo de grasas y, en consecuencia, un cambio de estrategia de las empresas de alimentos.

Con la reducción de la grasa en su composición, los productos se convirtieron virtualmente en insípidos, conducente a una considerable adición de azúcar refinada y carbohidratos para hacerlos apetitosos. Sin embargo, como se ha demostrado en estudios con las ratas, la azúcar refinada causa una adicción mayor que la causada por la heroína. Sin embargo, es un hecho que gran parte de esta historia, con los años, se ha perdido. Hoy, lamentablemente, la ignorancia sobre este tema es perceptible, y la forma de la desinformación que se difunde es clara.

Como la realidad difiere a menudo de lo que muchas personas defienden, actualmente vemos individuos que durante años siguen una dieta baja en grasas, alta en carbohidratos, presentando un compromiso en su perfil hormonal esteroidal y un desequilibrio de los neurotransmisores, capaz de provocar compulsión alimentaria. Recordando que las hormonas esteroides dependen del colesterol.

Por lo tanto, debe entenderse que hay una diferencia importante entre aceites saturados, monoinsaturados y poliinsaturados. Cuando una persona compra un aceite vegetal poliinsaturado, lleva a casa el porcentaje de grasa necesaria para hacer que el producto no se ponga rancio en el estante del supermercado.

La salubridad de un aceite depende básicamente de la cadena de carbono, su susceptibilidad a la peroxidación, los radicales libres generados y su saturación. Gran parte de la composición del aceite de coco ya está saturado. Sin embargo, se compone de los ácidos grasos saturados de cadena media, cuyo metabolismo es muy diferente de los de cadena larga.

Datos científicos

En Estados Unidos, 2.500 personas mueren cada día debido a un problema de corazón. Esto corresponde a una persona muerta cada 34 segundos. En cambio, los residentes de las islas del Pacífico Sur no sufren de enfermedades del corazón. Fue sobre la base de esta comparación que el Dr. Ian A. Prior y el Dr. Jon J. Kabara realizaron un estudio26 apoyado por el análisis de la dieta con alto consumo de aceite de coco (75% de la grasa consumida) de los habitantes de las islas de Puka-Puka y Tokelau en Nueva Zelanda.

Entre los resultados, se observa que, a pesar de la alta ingesta de aceite de coco, los habitantes de estos lugares prácticamente no presentar diagnósticos de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, al mudarse a la capital Wellington, Nueva Zelanda, la población previamente evaluada tenía un aumento en esta incidencia debido al consumo de alimentos procesados.

Un meta análisis de 60 estudios clínicos sobre TsCM y lipidograma revela que los triglicéridos de cadena media, presentes en el aceite de coco, mejoran el perfil del lípido de la gente27. El aceite de coco también estimula la relación HDL / colesterol total cuando se considera que las poblaciones que se alimentan predominantemente de coco tienen una muy baja incidencia de enfermedades cardiovasculares, según los datos publicados en de Lindebergh et al. (1994)28 Mendis et al. (1980)29. Kaunitz (1992)30, por su parte, concluyó que aunque el índice de consumo de coco es el más alto en la República de Filipinas, la región de Bicol tuvo la incidencia más baja de cardiopatías en el país.

Entre los datos publicados por los autores, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares, por 100.000 habitantes / año, correspondía a 1.802 en Rusia, 814 en Estados Unidos, 548 en Japón y sólo 120 en Filipinas, un país que es uno de los mayores consumidores de coco en el mundo. En otra investigación, Dayrit (2003)31 refuerza que la región de Bicol registró la menor incidencia de enfermedades cardiovasculares en el país, al mismo tiempo que lo ubica como el mayor consumidor de coco en Filipinas.

La evidente relación entre el consumo de aceite de coco y los bajos niveles de enfermedades cardiovasculares está comprobada en otros estudios relevantes, relacionados en las referencias bibliográficas de este artículo y está disponibles para la consulta de aquellos que buscan más conocimiento sobre el tema 15, 27, 28, 30, 31, 32, 33-41.

Conquistando interés similar, los efectos beneficiosos del agua de coco en los niveles HDL se demuestran en el artículo et al. de Zhao (1995)42. En la relación entre el calcioy magnesio, agua de coco con 1: 1.04 revela otro atributo, en comparación con 1: 3 en agua de mar, 1: 1 en la calabaza, 7: 1 en la leche de vaca, 27: 1 de jugo de naranja, 100: 1 en antiácidos. Entre sodio y potasio, esta proporción, comparada con leche de coco, es equivalente a 0.42, mientras que el agua de coco contiene más potasio que sodio (2,4: 1) y el magnesio que el calcio (1.04: 1). Estos resultados llevaron a los investigadores a desarrollar un estudio sobre la aplicación intravenosa del agua de coco43, en los casos de litiasis renal44 y glaucoma intraocular45.

Composición de coco

La especie Cocos nucifera (coco) se originó en Cabo Verde y fue introducida en Brasil en 1553, años después del descubrimiento del país. El coco se compone esencialmente de agua 47%, 34% de materia grasa, 11% fibra, 4% de proteína y 4% almidón y azúcar. Cuando esté seco, su composición corresponde a 3% de agua, 64% de materia grasa, 15% fibra, 9% de proteína y 9% de azúcar y almidón.

Aceite de coco, tiene a su vez, su composición que se muestra en la Figura 1 y Tabla 1.

Ribeiro / Braz. Surg. J. Clin. Res.

En el proceso de aprovechamiento in natura con fibras, sales minerales, ácidos grasos de cadena media (caprílico, cáprico y láurico), proteínas, vitaminas (A, B1, B2, B5 y C) y agua, el coco pasa por un proceso de molienda y prensado en frío, en la que ocurre la extracción de la leche, aceite (Virgen y Extra Virgen) y coco deshidratado. En este caso, no se utilizan aditivos y el aceite tiene una acidez inferior a 0,5%.

Además de ser sabroso, el agua de coco es un excelente humectante natural, rico en minerales, con una concentración isotónica ideal para el organismo humano. Ingerida tres veces al día, una cucharada de aceite de coco (14 gramos) es capaz de prevenir y contribuir al tratamiento de numerosas enfermedades.

Con respecto a sus beneficios, el aceite de coco promueve el aumento de la termogénesis general, beta-oxidación, termogénesis posprandial, producción de CCK y PPY y la sensación de saciedad, además de presentar propiedades antivirales, antifúngicas y antibacterianas. También es capaz de inhibir la transcriptasa de la infección de VIH, prevenir la manifestación del SIDA y actuando como inmunomodulador (ácido láurico), contribuyendo a la prevención de enfermedades autoinmunes.

El uso de ácido láurico en el tratamiento de diversas enfermedades, especialmente el SIDA, ha conquistado espacios en sitios médicos especializados, que muchas veces abordan este tema con la publicación de diferentes estudios e investigaciones. En estos estudios, es posible verificar que el 14% de la grasa saturada presente en la leche materna se compone de ácido láurico, así como en el aceite de babasú (44%), aceite de Palma (48.2%) y aceite de coco (47%). Los efectos terapéuticos de este componente importante para la salud también se abordan en varios artículos científicos, como los firmados por Garfinkel et al. (1992)10 y Skrivanova et al. (2006)46.

Ricos en fibra, la mantequilla de coco no requiere insulina para ser digerida y por lo tanto es ideal para pacientes diabéticos. Porque es inmunomodulador, también beneficia a pacientes con enfermedades autoinmunes. Estudios en la India han demostrado que el coco seco, así como sulfato de magnesio, favorece la eliminación del 90% de los parásitos presentes en el cuerpo después de 12 horas de ingestión.


Los TsCM son eficientes contra la cándida, H. pilory y Giardia. Las secreciones provocadas por la candidiasis, por ejemplo, pueden curarse con la ingestión de tres cucharadas de aceite de coco dentro de 30 días. Varias investigaciones, también disponibles para su lectura, según la relación sugerida en las referencias bibliográficas de este artículo47-52, comprueban los beneficios del aceite de coco y los TsCM en infecciones e infestaciones.

La disolución de las grasas presentes en la capa protectora de los virus es otra importante acción atribuida al ácido láurico (Monolaurina) presente en el coco, descrito por Dayrit (2000)49,Hierholzer y Kabara (1982)53.

Petschow et al. (1996)54, por otra parte, realizó un importante estudio sobre los beneficios de los TsCM en úlceras con presencia de H. Pylori. Específicamente en el sistema digestivo, las propiedades de los TsCM ayudan en el tratamiento del colon irritable, colitis ulcerosa, fibrosis quística y enfermedad de Crohn sin causar ningún cambio en la microbiota intestinal.

Cuando el asunto en cuestión es el tratamiento del cáncer, varios estudios muestran como el aceite de coco se convierte en un aliado importante. Estas búsquedas están también disponibles para su lectura, según títulos listados en las referencias bibliográficas de este artículo55-58.

Como la mantequilla de coco, la harina de coco es alto en fibra (61%), 7% soluble y el 93% de insoluble. Burkitt (1981)59 destaca que las fibras ayudan en el tratamiento de la apendicitis, hernia de hiato, que en los Estados Unidos ocurre en uno de cada cuatro adultos y en Kenia en uno de cada mil adultos , de hemorroides, cálculos biliares, varices y Diverticulosis, así como ECV, además de promover la sensibilidad a la insulina mejor.

Basado en los resultados, científicamente documentados, es posible afirmar con completa convicción, contrario a la desinformación sobre el tema, que más que un excelente alimento, el coco y sus derivados contribuyen al mantenimiento de la salud, debido a su acción antibiótica, acción antiinflamatoria e inmunológica, teniendo en cuenta que los TsCM presentes en su composición disminuyen el IL1, IL-6 e IL-9 y aumentan el IL-10.

Para concluir, algunos sitios web de referencia que refuerzan aún más estos atributos:

  • www.coconutoil.com
  • www.FDA.gov/oc/Initiatives/transfat
  • www.westonaprice.org
  • www.lauric.org/index.html
  • www.westonaprice.org/knowyourfats

4. CONCLUSIÓN

En 2005, el New England Journal of Medicine (NEJM) publicó un trabajo que revela que, por primera vez en la historia humana, la generación que está naciendo a vivir menos que la de sus padres. Mucha de esta responsabilidad se debe a los aceites vegetales (grasas trans, antinutrientes), ampliamente comercializados y utilizados en la preparación de comidas servidas tanto dentro y fuera del hogar.

En la lista formada por estos aceites, muchos de ellos se divulgan como agentes de la salud, siendo uno de los destacados el aceite de Canola, el más perjudicial, debido principalmente a la presencia de ácido erúcico (causando enfermedades del corazón) en su composición.

Contrario a esta observación, el aceite de coco, un súperalimento, es capaz de promover beneficios innumerables, pero enfrenta adversidades debido a la falta de conocimiento de sus atributos y la difusión de información excesiva, sin ninguna base científica.

Además de la lista de materiales que demuestran los atributos del aceite de coco en este artículo, es importante señalar que ningún trabajo se ha encontrado en la literatura médica que indique que su uso es perjudicial para la salud humana de cualquier forma.

REFERENCIAS

[1] Newport Monte de Alzheimer-¿qué pasa si hubo una cura? 2 ND Edición, Basic Health publicación, Inc. Laguna Beach, CA. 2013.

[2] Geliebter A. Overfeeding con cadena media de triglicéridos de la dieta resulta en menor deposición de grasa. AM J Clin Nutr. 1983; 37.

[3] Seaton TB, et al. Efectos térmicos de triglicéridos de cadena media y larga cadena de hombre. AM J Clin Nutr, 1986; 44:630-634.

[4] Assunção ML, et al. Efectos dietético de aceite de coco en los perfiles bioquímicos y antropométricos de las mujeres que presentan obesidad abdominal. Lípidos. 2009 Jul; 7:593-601.

[5] KG de Nevin, Rajamojan T. Beneficial efectos del aceite de coco Virgen en parámetros lipídicos y oxidación de las LDL in vitro. Bioquímica clínica. 2004; 37:830 - 835.

[6] Geliebter A. Overfeeding con una dieta que contenga triglicéridos de cadena media impide la acumulación de grasa corporal. Investigación clínica. 1980; 28.

[7] Baba N. mayor termogénesis y menor deposición de grasa en respuesta a la sobrealimentación con la dieta que contiene triglicéridos de cadena media. AM J Clin Nutr. 1982; 35.

[8] Hill, et al. Termogénesis en los seres humanos durante la sobrealimentación con triglicéridos de cadena media. Metabolismo. Julio. 1989; 7:48 641.

[9] Scalfi Let al. Termogénesis posprandial en sujetos obesos y lean después de las comidas con cadena media y triglicéridos de cadena larga. AM J Clin Nutr. 1991; 53:1130-1133.

[10] Garfinkel Met al. Potencia insulinotrópico de ácido láurico: una metatolic racional para ácidos grasos de cadena media (MCF) en la formulación de TPN. Diario de la investigación quirúrgica; 1992; 52.

[11] PI Parekh, et al. Reversión de la obesidad inducida por la dieta y la diabetes en ratones. Metabolism.1998. 9:1089.

[12] Lindeberg S, et al. Baja insulina de suero en Islas del Pacífico tradicionales - el estudio de Kitava. Metabolismo. 1999; 48 (10): 1216-1219.

[13] St-Onge M, et al. Efectos fisiológicos de triglicéridos de cadena media: agente potencial en la prevención de la obesidad. J. de nutrición. 2002; 3:329-332.

[14] Han JR, et al. Efectos de triglicéridos de cadena media dieta en la sensibilidad de insulina y pérdida de peso en un grupo de moderado sobrepeso vida libre tipo a 2 temas diabéticos de chino. Metabolismo. Julio. 2007; 7:985-991.

[15] Cardoso DA, et al. Una dieta rica en aceite virgen de coco aumenta el colesterol HDL y disminuye la circunferencia de cintura y cuerpo total en pacientes con enfermedad coronaria. NUTR. Hospital 2015. 1 de noviembre; 32 (5): 2144-52.

[16] Page KA. Ácidos grasos de cadena mediana mejorar la función cognitiva en pacientes diabéticos de tipo intensivo tratados 1 y apoyo in vitro transmisión sináptica durante la hipoglucemia aguda. Diabetes. 2009 Mayo de; 58 (5): 12337-44.

[17] Enig MG. conoce tus grasas. Prensa de Bethesda, Silver Spring, MD, 2000.

[18] Siri-Tarino PWet al. Metanálisis de estudios de cohorte prospectivos evaluando la Asociación de grasa saturada con la enfermedad cardiovascular. AM J Clin Nutr. 2010. marzo: 91 (3): 535-46.

[19] Chowdhury R, et al. Asociación de dietética suplemento de ácidos grasos con riesgo coronario: una revisión sistemática y meta-análisis. Ann Intern Med 2014. 18 de mar; 6:398-406.

[20] Malhotra SL. Epidemiology de cardiopatía isquémica en los aspectos geográficos de India, dietéticos y ambientales factores en población de trenes de Constitución conocido. Diario indio de la medicina, 1968; 4:219-241.

[21] Colesterol de Debakey M. Serum niveles en pacientes tratan quirúrgicamente por ateroesclerosis. JAMA, 1964; 189:655-59.

[22] Pittskhelauri GZ. La larga vida del soviet Georgia. 1982. Ciencias humanas Press, Nueva York.

[23] Alfin Slater RB, et al. Lípidos. Nutrición moderna en salud y enfermedad, 6 th ed., Philadelphia. 1980; 134.

[24] Castelli WP. Sobre la posibilidad de una tuerca. Arch Intern Med 1992; 152 (7): 1371-1372.

[25] Enig Mary G. Health y los beneficios nutricionales del aceite de coco. Precio-Pottenger nutrición Fundación Salud del diario. 1998; 20:1:1-6.

[26] Antes de IA, et al. Dieta en los atolones polinesios, cocos y colesterol: un experimento natural: el Pukapuka y estudios de la isla de Tokelau. AM J Clin Nutr. 1981; 34:1552-1561.

[27] Mensik RP, et al. Efectos de la dieta los ácidos grasos y carbohidratos en la ración de suero total de colesterol HDL y en los lípidos séricos y Apolipoproteínas: un meta-análisis de 60 estudios clínicos controlados. AM J Clin Nutr. 2003; 5:1146-1155.

[28] Lindebrg S, et al. Factores de riesgo cardiovascular en una población Melanesia aparentemente libre de movimiento e isquémica cardiopatías: Kitava el estudio. J. interno. Med 1994; 236:331-340.

[29] Mendis S. et al. Los efectos de sustituir el aceite de coco con aceite de maíz en los perfiles de lípidos del suero humano y factores derivados de plaquetas en la aterogénesis. Internacional de informes de nutrición. Octubre de 1980; 40(4).

[30] H Kaunitz, consumo de aceite de coco Dayrit CS y cardiopatía coronaria. Phili J Inter Med 1992; 30:165-171.


[31] Dayrit CS aceite de coco: aterogénico o no?. Revista filipina de Cardiología, 2003; 31:97-104.

[32] Debmandal M, Mandal S. coco (Cocos nucifera) en salud promoción y prevención de enfermedades. Asia Pac J Trop Med 2011; 3:241-7.

[33] Willett WC, et al. Ingesta de ácidos grasos trans y riesgo de enfermedades coronarias entre las mujeres. The Lancet. 1993; 341: 581-585.

[34] Temme EHM. et al. Comparación de los efectos de las dietas enriquecidas en laúrico, palmítico o ácido oleico en los lípidos séricos y lipoproteínas en mujeres y hombres sanos. AM J Clin Nutr. 1996; 63:897-903.

[35] Calabrese C, et al. Un estudio cruzado sobre el efecto de una sola alimentación oral de cadena media triglicéridos vs canola aceite en los niveles de triglicéridos del plasma después de la ingestión en hombres sanos. Alter. Reverendo Med 1999; 1:23-28.

[36] Kono H, et al. Triglicéridos de cadena media inhiben la formación de radicales libres y la producción de TNF-alfa en las ratas dadas enterarterial etanol. AM J Physiol hígado Physiol 2000; 3: G467.

[37] De Roos NM, et al. Consumo de una grasa sólida rica en ácido láurico resulta en un perfil más favorable de la lípido del suero en hombres sanos y mujeres que el consumo de una grasa sólida rica en ácidos grasos trans. J.of nutrición. 2001; 131:242-245.

[38] Bourque C, et al. Consumo de aceite compuesto de triglicéridos de cadena media, fitoesteroles, y ácidos grasos n-3 mejorar el perfil de riesgo cardiovascular en mujeres con sobrepeso. Metabolismo. 2003; 52 (6): 771-777.

[39] Actividades de Intahphuak S. Anti-Inflammatory, analgésico y antipirético de aceite de coco. Biología farmacéutica. 2010; 48(2).

[40] Fernando WP. El papel de coco dietético para la prevención y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer: mecanismo potencial de acción. Br J Nutr 201 14 de Jul; 1:1-14.

[41] Babu AS, et al. Aceite de coco Virgen y sus potenciales efectos cardioprotectores. Cursarás Med 2014. Noviembre; 7:76-83.

[42] Zhao G, et al. Efectos del jugo de coco en la formación de hiperlipidemia y aterosclerosis. Diario chino de la medicina preventiva. 1995; 4:216-8.

[43] Campbell-Falcks D, et al. Intravenosa de agua de coco. Diario americano de la medicina de emergencia. Enero 18(1).

[44] Jr. Macalalag EV, Macalalag AL. Bukolysis: renoclysis de agua de coco joven para disolución de piedra urinaria. Int Surg 1987; 4:247.

[45] Poblete GS., et al. El efecto del agua de coco en la presión intraocular de sujetos normales. Philipp J Ophthalmology, 1999; 1:3-5.

[46] Skrivanova E, et al. Susceptibilidad de Escherichia coli, Salmonella sp y Clostridium perfringens a ácidos orgánicos y monolaurin. Veterinarni Medicina (en línea). 2006; 3:81-88.

[47] Kabara JJ, et al. Ácidos grasos y derivados como agentes antimicrobianos. Agentes antimicrobianos y quimioterapia. Julio. 1972; 1:23-28.

[48] Chowhan GS, et al. Tratamiento de la cinta gusanos infestación por preparaciones de coco. Asociación de médicos de la India diario. 1985; 33:207.

[49] Dayrit CS aceite de coco en salud y enfermedad: su y potencial cura para el VIH/SIDA de monolaurin. Papel presentado en la reunión de Cocotech 37thAnnual. Chennai. India. 25 de julioth. 2000.

[50] Bergsson G, et al. Matanza de cocos gram positivos por ácidos grasos y monoglicéridos. APMIS 2001; 109 (10): 670-678.

[51] Gupta Aet al. Aceite de coco: el aceite más saludable en la tierra. Artículo de revisión. Revista Internacional de ciencias farmacéuticas y de investigación. UPSR. 2010; 6:19-26.

[52] Schilling M, et al. Efectos antimicrobianos de aceite de coco Virgen y su medio la cadena de ácidos grasos sobre clostridium difficile. J. alimento de Med. 2013. Dec; 16 (12): 1079-85.

[53] Hierholzer JC, Kabara JJ. Efectos in vitro de compuestos monolaurin en envoltura RNA y DNA virus. Diario de la inocuidad de los alimentos. 1982; 4:1.

[54] Petschow BW, et al. Susceptibilidad de propiedades bactericidas, Helicobacter pylori de ácidos grasos de cadena media monoglicérido arena. Agentes antimicrobianos y quimioterapia. 1996; 145.

[55] Nolasco NA, et al. Efecto del aceite de coco, trilaurina y tripalmitina en la etapa de promoción de la carcinogénesis. Philipp J. Sci. 1994; 125 (1): 161-169.

[56] Brujo KJ, et al. Modulación de la proliferación de células inmunes por glicerol monolaurato. Clin Diagn Lab Immunol. 1996; 1:10-13.

[57] Yeap SK, et al. Efectos antiestrés y antioxidante del aceite de coco Virgen en vivo. EXP Ther Med 2014 Jan; 9 (11): 39-42.

[58] Ley KS, et al. Los efectos del aceite de coco Virgen (VCO) como suplemento en la calidad de vida (CDV) en pacientes con cáncer de mama. Los lípidos salud enfermedad diario. 2014. 27 de Aug; 13:139.

[59] Burkitt DP. Hernia hiatal: es prevenible? AM J Clin Nutr. 1981; 34:428-431.


Ribeiro / Braz. Surg. J. Clin. Res.

BJSCR (ISSN en línea: 2317-4404) abiertamente accesible en https://www.mastereditora.com.br/bjscr


Bio Fach 2017


18/02/2017

El salón de exposiciones BIOFACH, Feria Internacional de Alimentos Orgánicos, y VIVANESS, Feria Internacional de Cuidado Personal Natural, han logrado un nuevo récord en el año 2017 con la marca de 50.000 visitantes. Esta vez, los visitantes expertos viajaron de 134 países al lugar de reunión de Nuremberg.

Estaban entusiasmados con las ofertas de los 2.785 expositores (259 de ellos en el VIVANESS) de 88 países, y se inspiraron en el país del año, Alemania.

La sucursal también obtuvo un balance positivo: en 2016, los hogares alemanes gastaron aproximadamente un 9,9% más en alimentos y bebidas orgánicos que en el año anterior. La facturación ascendió a 9.480 millones de euros, según el Bund Ökologische Lebensmittelwirtschaft (Alianza de Producción de Alimentos Orgánicos - BÖLW). Un número creciente de clientes también están comprando cosméticos naturales. El mercado alemán de cosméticos naturales es el más fuerte de Europa, con una cuota de mercado del 8,5% y un volumen de 1,15 millones de euros, según la encuesta conjunta de konzepte, GfK, IRI, IMShealth y BioVista.

Ve la noticia original pinchando la imagen.


Bio Fach 2016

Alimentos orgánicos de Chile


14/02/2016

"Los productos orgánicos de Chile todavía son un segmento poco representado en el mercado, sin embargo tienen tendencias de crecimiento positivas", dice Bettina Stengel, Directora de ProChile en Alemania. "La participación en esta feria la consideramos una experiencia importante, ya que queremos señalar, que productos orgánicos, protección del medio-ambiente y condiciones laborales también en Chile son un tema relevante y un interés primordial de los empresarios, pues son aspectos de la producción sostenible."

En el 2015, la exportación de productos orgánicos de Chile a países europeos alcanzó un volumen de 38 millones de Euro, lo que significa un aumento de un 5 % en comparación al año anterior (aproximadamente 36 millones). La demanda más grande provino de Holanda, España, Reino Unido y Suecia, seguidos por Alemania. "El crecimiento también comprueba, que los consumidores europeos, los que son muy bien informados y exigentes, aprecian nuestros productos", dice Stengel. La exportación mundial de productos orgánicos de Chile creció en el 2015 en un 4 % a 190 millones de Euro.

Ve la noticia original pinchando el ícono superiror.